Seguidores

sábado, 3 de noviembre de 2012

SORAYA




                                                       CASOS


                                                     SORAYA




Cuando Soraya los vio llegar, un temblor se apoderó de su cuerpo. "Dios mío, que se vayan pronto", pensó…Echó una mirada rápida al interior de la vivienda y de nuevo, observó, al grupo de gente reducido que llegaban a su casa a verla.

Esa gente era conocida para ella, tenía muchos buenos recuerdos de cuando convivió fugazmente con ellos. Ahora casi los tenía en frente y no sabía qué hacer.
-Hola Soraya, ¿cómo estás?
Soraya les hizo señas con la mano. “Bien”. Intentó decirles .
-Hemos venido a verte, ¿no te importa , no?
Soraya, los miró con lo que parecía ser una sonrisa, y se encogió de hombros tímidamente.
-Te echamos de menos en la asociación.
Soraya miró de hito en hito al chico que acompañaba a la presidenta de la asociación de sordomudos.
-Soraya, este muchacho es un cámara y nos está acompañando porque está haciendo un reportaje sobre la asociación de sordomudos de Ponferrada, le hemos hablado de ti.

Soraya, era gitana, vivía con su padre, tenía treinta y seis  años y tenía un hermano policía que vivía en la capital.
Su padre la sacó de la asociación sólo cuando tenía dieciocho años porque no quería que tuviese amigos masculinos .Desde entonces, vivía recluida. Se le había olvidado la lengua de signos, aunque la presidenta le estaba haciendo recordar algunos, durante lo que duró la visita. Que duró poco.
Su padre, su tirano, apareció, pero suavizó sus modos al ver a la televisión allí. La presidenta intentó convencerlo para que la dejara acudir de nuevo a la asociación, pero todo fue en vano.
Con prudencia, Soraya contó su vida, la cual no voy a describir aquí, porque no hace falta ser demasiado listo para intuirla.

Después de un rato, la presidenta, a espaldas del padre, instó a Soraya para que le diera el número de teléfono de su hermano, para convencerlo a él de que se encargara de acompañarla a la asociación de sordomudos. “Tal vez, con él si pueda ir”, le dijo entre señas la muchacha a la presidenta.

Todo quedó ahí, tuvieron que recoger el equipo y despedirse de Soraya antes de que el padre acudiese de nuevo a ellos para hacer que se fuesen.

Intenté buscar éste documental emitido por la 2 en internet, pero no he logrado dar con él. Un documental impactante, que muestra una realidad increíble, que se nos antoja lejana, como de otro tiempo...
Sólo espero que la vida sonría a esta muchacha gitana , reprimida por su padre, y que pueda salir del atolladero en el que se encuentra.

Es verdad que nos vemos muchas veces atrapados en encrucijadas que nosotros mismos nos buscamos…pero también es verdad, que al menos nosotros, hemos tenido esa OPCIÓN. Nos olvidamos, que otras personas, como esta chica sordomuda, viven una vida impuesta y reprimida, y que personas como ella, sí que son las que de verdad necesitan ayuda para salir de ese atolladero.

Va por ella.

9 comentarios:

  1. alejandra raquel palacios4 de noviembre de 2012, 10:50

    todo es cuestion de tiempo para esta niña solo el y la fuerza y voluntad de cada ser humano hacemos que salgamos de una u otra forma es duro toda la vida es dura depende como las vivmos o nos las quieran hacer vivir en este caso a soraya solo ella sabra salir por sus propias fuerzas y voluntades ante todo con fe con amor hacia dios es todo lo que puede decir desde mi ojala tenga las suficientes fuerzas para que lo logre no vi el documental pero me hago a una idea de lo que pueda ser por eso digo que mucha fuerza para ella....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón del mundo, un beso Alejandra.

      Eliminar
  2. ¡Hola Mar! Me ha gustado mucho tu forma de escribir y de contar esta triste historia. Que pena que solo tenemos una vida y que a veces toque vivirla de esta manera o de tantas otras también infelices. Ojalá la vida les recompense pronto.
    Me quedo para seguir conociéndote.
    Besos y un gusto conocerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Lola, no se que habrá pasado con esta chica, pero le deseo lo mejor, esperemos que atraviese por tiempos mejores y conozca alguna vez la libertad..desde luego, muchos somos unos afortunados que nos cegamos con problemas tontos cuando hay gente como ella, que sí está pasando por un infierno.Un beso

      Eliminar
  3. Hola Mar!!! Me he venido corriendo para ver tu blog al dejar un comentario en el mío, me quedo como seguidora.

    Un relato escalofriante, aún tenemos que dar gracias por ser unos privilegiados al no haber estado someidos como ésta pobre chica.

    Bssss.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Silvia, todo un placer por mi parte el conocerte, muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mar!!! No es ninguna molestia, de verdad el pasarme por tu rinconcito.

      Respecto a tus preguntas, yo lo compro en el Lidl y siempre lo tienen, junto a la gelatina, levadura, preparados de bizcocho, etc. Lo venden creo que en un paquetito de plástico transparente y van 5 sobres de color naranja.

      Lo puedes diluir en zumo y así le darás además de brillo más sabor, espero que te haya aclarado tu pregunta y que disfrutes con las recetas, bssss.

      Eliminar
  5. Gracias por tu invitación a ver tu blog. Me apunto a seguirlo y muchas gracias también por tus comentarios en el mío "mientras piensas". Encantada de compartir esta estupenda afición. Un saludo. Nos seguimos.

    ResponderEliminar
  6. Txus de la Paz Vigo10 de julio de 2015, 15:03

    en una sola palabra ¡sobrecogedor! que bien contado Mar! Una realidad terrible como es la vida de una mujer en una etnia que no la valora como un igual con el agravante de una minusvalia imposible de tratar...pufff, hace que valoremos mas lo que si tenemos...

    ResponderEliminar