Seguidores

miércoles, 25 de julio de 2012

Mariposas en el estómago.

                                                   CASOS

       
  Tengo mariposas en el estómago...es mi primera entrada de blog y hasta ahora, ni siquiera se me había ocurrido la idea de hacerme uno...siempre he acostumbrado a utilizar las redes sociales para comentar, o publicar pensamientos, ocurrencias, en definitiva, tonterias, casos y cosas para pasar el rato...Pero, se que aquí, me puedo sentir mas en libertad...Aunque no tengo ni idea de estilos literarios ni de reglas ortográficas...creo que eso da igual...siempre que uno sea coherente...

  Y quería estrenar mi blog con un recuerdo...o mejor dicho...con un libro.

  Mi primer libro "vivido".Un libro que encontré por casualidad en la casa de una clienta para la que trabajaba entonces...yo tendría unos 18 años.Mientras esperaba a la mujer para peinarla, reparé en el...me llamó la atención como unos ojos fríos observaban de frente en la portada...y me pareció entonces una portada de lo más propicia para su título..."A SANGRE FRÍA"..de Truman Capote.



                                         



  Le pedí a la buena señora, que me lo prestara, y ésta accedió muy amablemente. Tardé un año en devolvérselo, pues me quedé tan pillada que no quería desprenderme de él. Cuando se lo devolví, la anciana, no se enfadó, me sonrió y me dijo "No me hubiera extrañado perderlo..es un libro de esos que no se devuelven". Yo regresé a mi casa cabreada conmigo misma, llamándome tonta todo el camino...pero ya se sabe..cosas de la conciencia...

    Bueno, en cuanto al libro, narra una terrible historia...la historia de un múltiple asesinato...el de una familia de cuatro miembros, el padre, la madre, y sus dos hijos, dos adolescentes, un chico y una chica.Unos asesinatos que consternaron a la feliz América de finales de los años cincuenta y principios de los sesenta.

   Pero la historia, para mí fué lo de menos, a mí lo que me fascinó, fué la manera en que fué concebida y escrita...

   Truman Capote  llegó a Holcomb (Texas) con su amiga Harper Lee, decidido a realizar una especie de crónica para un periódico...(o por lo menos eso es lo que ponía como excusa, cuando los buenos vecinos de ese pueblecito se impacientaban con sus preguntas)...El hecho, es que la personalidad atormentada y valiente de éste escritor, no encajó bien en el día a día de aquel, hasta entonces apacible lugar. A base de paciencia y buscar a las personas adecuadas, consiguió de primera mano, información muy valiosa, de testimonios como los del novio de la chica asesinada, los amigos del hermano,los trabajadores del padre y las vecinas de la madre...cada pequeña anécdota, formaba parte de la libretilla de anotaciones del escritor, que en conjunto, fueron dando forma real y muy verídica, a las personalidades de las víctimas...Por ejemplo, acabó sabiendo de la corpulencia y buena disposición del cabeza de familia, de las jaquecas y depresiones por las que pasaba la esposa, que el hijo era un muchacho sanote y despreocupado, y que la hija era una chica perfecta y con un gran sentido de la responsabilidad. Acabó sabiendo, como era una rutina diaria en la vida de esta familia, sus costumbres, y la forma en que se relacionaban con su entorno y lo más importante...consiguió reconstruir minuciosamente el último día de sus vidas.

   Pero todavía le quedaría lo más importante, y seguro, lo que más deseaba...conocer a los asesinos.

   Recuerdo que los visitó en la cárcel, recuerdo que eran dos, uno alto y fuerte,el otro bajito y cojo, que se llamaba Perry, con éste hizo una gran amistad. La  habilidad y insistencia de Capote, a base de inmumerables visitas, hizo que éste último, le hablase...más de la cuenta...

    A éstas alturas, ya el desenlace para mí es lo de menos, ha pasado el tiempo, y volví a leerla no hace  mucho. Las sensaciones que tuve, fueron las mismas que entonces. En mi humilde opinión, más que la historia, lo que hace que ésta obra maestra valga su peso en oro, es la cercanía...cómo Capote, nos acerca a unos hechos contados de manera minuciosa y al detalle, fruto más de una labor de investigación titánica que de su imaginación, una crónica contada casi en tiempo real donde más que lectora  una se siente "espectadora" de los escenarios y personajes hiperrealistas dignos de un cuadro de Antonio Lopez.
El primer reportaje de investigación de la Historia que tuvo una repercusión inmediata en una América que no volvió a ser la misma después de esos asesinatos...

   A Capote, por lo que he leído no le dieron premio ni reconocimiento alguno por el libro, suele pasar.

   En cuando al libro, volvió a mí de nuevo, su dueña, me lo dejó como recuerdo antes de morir, como un gran recuerdo que guardé con mucho mucho cariño.






    

   
 

 


 




  
   



No hay comentarios:

Publicar un comentario